Conservación de la fauna de Galicia  
 
  39.Austropotamobius pallipes 21-09-2017 19:18 (UTC)
   
 

Nombre común: Cangrejo de río

 

Nombre científico: Austropotamobius pallipes

 

     Crustáceo decápodo de hasta 12 cm de longitud total sin incluir las pinzas. Presenta una amplia gama de colores, desde el marrón claro hasta el verde oliva, pasando por tonos grisáceos y azulados. Presenta suturas longitudinales patentes y separadas en el caparazón, las pinzas son de tacto rugoso, y la base es de color blanco. Vive preferentemente en aguas limpias y bien oxigenadas, con abundante vegetación y oquedades donde poder refugiarse. De hábitos preferentemente crepusculares y nocturnos, escava galerías en invierno donde permanece hasta la llegada de estaciones más cálidas. Se alimenta de una gran diversidad de invertebrados acuáticos y vegetales. Es el ´nico cangrejo de río autóctono español.

 

     Hasta la década de los setenta, la especie se encontraba en todas las áreas calcáreas de España en altitudes inferiores a los 1.200 m. La tendencia poblacional es hacia una gravísima regresión. Las principales amenazas que sufre son varias: el hongo Aphanomicesastaci, al que se muestra especialmente susceptible, merma las poblaciones desde 1958 a gran velocidad; este hongo puede mantenerse en forma latente incrementando su virulencia. Las especies exóticas introducidas, más resistentes frente a la afanomicosis, pueden actuar como posibles vectores de dispersión de la enfermedad, como el cangrejo de río americano. El dragado de los arroyos, encauzamientos y la construcción de embalses constituyen importantes factores que destruyen su hábitat. Por último, la contaminación con vertidos orgánicos y detergentes y la pesca furtiva (alcanza altos precios en el mercado negro) marcan el punto final de las pequeñísimas poblaciones existentes, que se caracterizan por una grave falta de renovación del material genético. Todo ello sitúa a esta especie en inminente peligro de extinción.

 

     Las soluciones que se plantean destinadas a su conservación son la de proteger el hábitat, intentando que quede fuera del alcance de la infección y de contaminaciones que puedan debilitar a los cangrejos. Al poderse criar y reproducir en viveros, con mayor o menor éxito, puede abordarse un programa de reintroducción de la especie en nuevas zonas; numerosos autores abogan por una repoblación masiva, rápida y eficaz como buena medida de conservación de la especie, o con un homólogo ecológico resistente a la afanomicosis si la preservación del hábitat es lo perseguido. Las poblaciones existentes en la actualidad pueden crecer bajo límites naturales de la capacidad de carga del reducto en que se desenvuelven, pero difícilmente colonizar otras aguas en las que hubo cangrejos y donde permanece el hongo en forma latente. Son necesarios el aislamiento y la puesta a punto de técnicas para la identificación del hongo, y examinar cuál es el papel que juega exactamente la especie P. leniusculus como vector transmisor de la plaga. Es imprescindible, finalmente, mediante una legislación adecuada, el riguroso control y vigilancia de la pesca y la no introducción de especies exóticas que pudieran competir con ventaja con nuestro cangrejo autóctono o ser vectores de la micosis. Hay que tener en cuenta que los experimentos llevados a cabo en Europa sugieren que los intentos de prevención de la enfermedad tienen pocas posibilidades de éxito, y parece improbable que A.pallipes adquiera inmunidad al hongo.

 



Foto: Austropotamobius pallipes
Origen: atlas.drpez.org

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 


¿Te parece completa la lista de especies amenazadas?
Si
No, le faltan algunas especies
NS/NC

(Mostrar resultados)


  Publicidad
Hoy habia 6 visitantes (26 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=